Miércoles 18 de Octubre de 2017

MEDALLA DE ORO DE LA CIUDAD, XX ANIVERSARIO

 

Amanecía un lluvioso y oscuro día que, con pesar, obligaba a retrasar el traslado de María Santísima de la Victoria a la Parroquia de la Purísima Concepción, unas horas, en la mañana del 18 de Octubre de 1997.

Sin embargo, lo que en un principio hacía presagiar lo peor, pronto se tornaría en una jornada de júbilo y alegría del pueblo de Huelva en torno a la Reina del Polvorín. La Virgen de la Victoria, con paso decidido, se encaminaba al centro de la ciudad, dirigida por el entonces capataz general de la Cofradía D. Antonio Santiago Muñoz y rodeada de una multitud que la aclamaba como su Reina, Madre y Soberana.

La Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción, engalanada para la ocasión, recibía a La Virgen con toda solemnidad y con su párroco, el Muy Ilustre Sr. D Antonio Bueno Montes, a las puertas de la misma, acompañado de diversas autoridades de la ciudad.

Con la llegada de la tarde, la Virgen de la Victoria atrevasaba el dintel de La Concepción para dirigirse solemnemente al andén del Ayuntamiento, acompañada por el cortejo litúrgico, el director espiritual D. Antonio Lagares Díaz (q.e.p.d.), la Junta de Gobierno y diversos hermanos con cirios.

Una vez allí y tras un emotivo acto, en el que se estranaría el Himno Huelva te llama Victoria, obra de D. Francisco Garfias y D. Vicente Sanchís, nuestro Hermano de Honor, entonces Hermano Mayor de la corporación, D. José Luís Alburquerque Lopera, hacía entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad al Ilustrísimo Señor Alcalde D. Pedro Rodríguez González, quien la impondría sobre Nuestra Amantísima Titular como símbolo del amor inequívoco y la devoción de toda Huelva a la Virgen de la Victoria, por siempre jamás.

Acto seguido, la Reina del Polvorín retornaría a sus barrios del Matadero, Reina Victoria y El Polvorín, visitando, como siempre, a las Hijas de Santa Ángela de la Cruz y acompañada por los sones de la Banda de Música de la Cruz Roja de Sevilla.

 

 

 

            HUELVA