Domingo 29 de Octubre de 2017

LA VIRGEN DE LA VICTORIA DE LUTO

 

En la mañana del sábado, 28 de octubre, cercana ya la conmemoración de todos los fieles difuntos en la Iglesia, la Santísima Virgen de la Victoria ha amanecido vestida de luto en un gesto de duelo, pena y aflicción por todos los hermanos difuntos y que nos precedieron con el signo de la fe y duermen en la esperanza de la resurrección.

 

Desde su camarín, a pesar del rigor de su vestimenta, sigue extendiendo el mejor de los mensajes a quienes han sufrido la pérdida de algún ser querido y aún más hermosa aparece a la visión con su vestido de luto en memoria de los hermanos que durante los años de la existencia de la Hermandad acudieron prestos a la llamada del Señor.

 

La Virgen luce manto de terciopelo negro y saya de terciopelo azul noche enriquecida con galones de oro, ciñendo su cintura cíngulo de agreman. Resalta la belleza de su rostro que se enmarca sutilmente por un nuevo tocado de guipur francés donado por su vestidor D. Nicasio Durán Castellano. Igualmente luce unos nuevos puños de punto de duquesa Battenberg, donados por un grupo de hermanos.

Entre otras joyas, la Santísima Virgen luce sobre su pecho el puñal de oro de su Coronación Canónica donado por las Hermandades de las Parroquia, así como relicario donado por la Hermandad del Nazareno de Huelva, y sobre sus sienes luce radiante la diadema de plata sobredorada cincelada por N. H. D. Jesús Domínguez Vázquez en 1989, una joya que enmarca con un áurea mágica la sagrada faz de la Madre de Dios.

 

En su mano derecha porta pañuelo de encaje de Bruselas donado por D. Enrique Rodríguez Peguero y familia, así como varios rosarios de cristal y azabache negro.

 

Sobresale la simpleza y elegancia del conjunto, valores que ensalzan aún más, si cabe, la grandeza espiritual de nuestra Excelsa Madre y Señora.

 

 

 

 

 

 

 

            HUELVA