La imagen actual de María Santísima de la Victoria fue realizada en 1968 por el escultor sevillano, Luis Álvarez Duarte. Para esta talla, se dio vía libre al escultor, pero no se duda que D. Francisco Monís Cano, pusiera también su impronta artística en la ejecución de la misma, al menos aconsejando estilos, medidas, expresiones...

El resultado fue un bella imagen, distinta por completo de las anteriores que indiscutiblemente marca una nueva etapa en la Hermandad.

Ésta imagen de María se concibió, en su representación cronológica, entre la adolescencia y la edad adulta. De facciones aniñadas, pero de gran entereza, concretamente 172 cms. desde la base del candelero hasta la cabeza, está ligeramente inclinada hacia delante, ladeando la cabeza hacia la derecha. La imagen tiene la cabeza, torso y manos realizados en madera de cedro, no así los brazos y rótulas, que son de madera de pino de flandes. La cabeza está tallada con una perfección asombrosa.

 

Todo es perfecto, los ojos grandes y negros en cristal veneciano, ribeteados de grandes pestañas en pelo de marta, dan naturalidad a la cara conformando una mirada profunda y penetrante en el alma del creyente.

Las cejas arqueadas, párpados hinchados, nariz larga y fina, con labios carnosos perfilando una boca medianamente entreabierta donde pueden apreciarse los dientes superiores.

Su tez sonrosada y morena, dan en su conjunto, un aspecto casi humano a esta imagen. El pelo, tallado, se recoge a modo de roete. La imagen    presenta   una   gran    cantidad de   veladuras  que acrecientan y realzan su belleza. Las actuales manos, finas y de dedos alargados, son debidas a la gubia del insigne escultor D. Antonio Eslava Rubio.

 

 

El ajuar de María Santísima de la Victoria es muy elevado destacando la saya que porta en su salida procesional, saya bordada en oro fino sobre tisú de plata realizada por Esperanza Elena Caro en 1954, aunque posee varias sayas también destaca la realizada por el bordador onubense Rafael Infantes sobre terciopelo azul pavo.

La Reina del Polvorín portará desde la salida procesional de 2013, la corona de la Coronación Canónica, donada por el pueblo de Huelva y realizada en oro por el orfebre y joyero cordobés D. Manuel Varela en 2012.

 


                                           


            HUELVA