Corría el mes de Diciembre de 1958 y estaba en pleno auge la tradicional "Campaña de Navidad" en beneficio de los pobres, que organizaba la radio local, todas las noches, a través de las ondas, subastando objetos que se le ofrecían, para allegar fondos a los más necesitados en esas fechas tan entrañables.

Para este fin, la voz del Hermano Mayor de la Hermandad de la Patrona de Huelva, Don Francisco Vázquez Carrasco, a través del teléfono ofrecía nada menos que la "cinta de plata" que portaba la imagen chiquita, la Santísima Virgen de la Cinta, en su camerino del Santuario del Conquero, para que fuera subastada en una de aquellas emisiones radiadas.

 

Jubilosamente el pueblo de Huelva, se volcó ante este magnífico gesto de la Hermandad de la Patrona, que se desprendía de una reliquia, tan querida y señalada, para que este año, los pobres de Huelva, contarían además de la participación del fruto de la subasta de la citada "cinta de plata".

Infinidad de llamadas a la radio fueron aumentando la puja; todos deseaban tener en sus manos tan preciada y sentimental joya de Nuestra Patrona, fue, a decir de los que en aquella memorable noche estaban conectado a la radio, un maratón inolvidable, la emoción subía en aumento cada vez que se producía una llamada telefónica, que hacía aumentar la puja, todos estaban pendientes del último ofrecimiento, y, al final, ya de madrugada y al cierre de la emisora, fue D. Manuel Rasco López quien hizo la última oferta y el afortunado al mismo tiempo, de conseguir para su propiedad, tan preciada reliquia.

Indudablemente que la Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta, quedó altamente satisfecha por los resultados obtenidos por su desprendimiento en favor de los necesitados de aquella Campaña de Navidad por haber incrementado, indirecta, pero cuantiosamente los fondos de dicha campaña navideña.

 

La Hermandad de la Victoria, tan sensible siempre a todo lo relacionado con nuestra patrona, no en balde en el techo de palio de su titular, ostenta con orgullo, una reproducción casi exacta en tamaño, de la Virgen Chiquita, y que por medio del Hermano Mayor, en aquella fecha, D.Francisco Sanjuan Ferrer, intervino en la tal célebre puja de la "cinta de plata" y a la vista del resultado de aquella subasta para los fines perseguidos que fue un total éxito, la Hermandad repetimos, consideró que debía agradecer de algún modo aquel generoso gesto con los más humildes, propuso, posteriormente, en un Cabildo de Oficiales, la concesión al citado D. Manuel Rasco López, por su altruismo y generosidad, el título de "Hermano de Honor" de esta Hermandad y a la Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta, Patrona de Huelva, el título de "HERMANA MAYOR HONORARIA" por su desprendimiento en favor de los necesitados de Huelva.

Estas dos propuestas fueron aceptadas por los miembros de la Junta de Gobierno, en aquella sesión y además también acordó restituir a la imagen bendita de la Cinta, de la "cinta de plata" subastada, pero que fuera en oro, joya ésta que labrará más tarde el orfebre sevillano, Jesús Domínguez Vázquez. En acto celebrado en el Santuario de la Cinta, se hizo entrega, con posterioridad, de la citada cinta de oro, que es la que hoy luce la imagen chiquita.

 

La Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta, más tarde, ante los acuerdos que había adoptado la Hermandad del Polvorín, correspondió nombrándola "HERMANA DE HONOR"... "en atención a las repetidas pruebas de delicadezas que ha tenido esa Ilustre Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Humildad Despreciado de Herodes, María Santísima de la Victoria y San Juan Evangelista".

Con gran júbilo y agradecimiento por parte de la Hermandad de la Victoria, la noche del 10 de Abril de 1963, Miércoles Santo, al  paso del siempre brillante cortejo  procesional  de nuestra  cofradía  por Carrera Oficial, ante la Tribuna del entonces llamado Consejo General de Cofradías, el Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta, hizo entrega al Hermano Mayor de la Hermandad  de Nuestra Señora de la Cinta, hizo entrega al Hermano Mayor de la Hermandad de la Victoria, TITULO DE HERMANA DE HONOR, acto éste que se recuerda, por su contenido espiritual y por su entorno, como de los mas solemnes de su historia.

 

            HUELVA